EXPEDICIONES


PATAGONIA 2001
Al filo regresa al Hielo Patagónico

Encontrar un paso entre el Pacífico y el Atlántico a través del Hielo Patagónico será el objetivo del equipo que parte mañana rumbo a Chile. - 20.11.2001

Por Jordi Pastor

Mañana miércoles 21 parte rumbo a Chile el equipo de "Al filo de lo imposible" que durante los próximos dos meses tratará de buscar un paso entre el cálido océano Pacífico y las gélidas aguas del Atlántico a través del Hielo Patagónico. Un proyecto inicialmente planificado para el año que viene, pero que ante los problemas surgidos en la exploración del Yarlung Tsanpó -río tibetano que nace a los pies del sagrado Monte Kailash y recorre la cordillera del Himalaya antes de adentrarse en la India- que Al filo tenía programada para cerrar un exitoso 2001, ha tenido que ser adelantado a última hora. Las causas, la proximidad del conflicto internacional en Afganistán y las dificultades burocráticas que las autoridades chinas suelen poner a este tipo de expediciones, y que Al filo ya ha sufrido en otras ocasiones.

Con un trío de especialistas formado por José Carlos Tamayo, uno de los mejores alpinistas de nuestro país, curtido en expediciones polares y amplio conocedor de la geografía patagónica, Iñaki San Vicente, que ya estuvo con Tamayo y Txus Martín en la Dama Blanca (Cordillera Sarmiento), y Víctor Ruiz, especialista en actividades acuáticas, la expedición se complementará, como es habitual en Al filo, con un excelente equipo de filmación, que esta vez formarán Antonio Perezgrueso, director de fotografía del programa desde su inicio, y el potente alpinista vasco Juan Vallejo -Everest sin oxígeno la pasada primavera-, que esta vez trabajará con Al filo al otro lado de la cámara.

Volver al Hielo Patagónico
La vasta llanura helada del Hielo Patagónico no es un terreno desconocido para Al filo. En 1993 un equipo del programa formado por el propio Tamayo, Antonio Trabado, José Luis Fernández y el argentino Sebastián de la Cruz, culminó la última gran travesía que quedaba pendiente en Patagonia, tras recorrer longitudinalmente los 400 kilómetros y más de 300 glaciares de su región sur, aunque con ayuda aérea para salvar la complicada falla de Reichert, paso barrido por los aludes. Entonces, el ingrato clima patagónico los retuvo un buen número de días en las tiendas, multiplicando las dificultades de un reto ya de por sí complicado.

Ocho años después, Al filo pisará de nuevo el Hielo Patagónico pero con una orientación y objetivo diferentes. Como nos contaba esta tarde el propio Sebastián Álvaro, director del programa, su intención es unir por tierra y a pie el Pacífico y el Atlántico. Para ello, partirán desde la isla Wellington (sur de Chile) buscando el fiordo Exmouth, que tras recorrerlo les llevará directamente al punto más delicado de la travesía: encontrar un paso que les permita internarse en la helada planicie del Hielo Patagónico.

Superado este obstáculo, iniciarán su andadura por esta gélida llanura que cruzarán diagonalmente en dirección sur en busca del Glaciar Upsala y el Lago Argentino, que cruzarán para iniciar el descenso del río Santa Cruz hasta alcanzar las frías aguas del Atlántico. Una nueva incursión de Al filo en la salvaje geografía patagónica, en la que mezclarán tablas de esquí y kayaks (necesarios al principio y final de la travesía), que durante las etapas sobre el hielo funcionarán a modo de trineos porta-equipajes. Como ya sucediera en Groenlandia el pasado año, el equipo no contará con ningún tipo de avituallamiento, hasta que no abandone las últimas placas heladas del Glaciar Upsala y arribe a la Estancia Cristina, en las proximidades del Lago Argentino.

Y como reflejo de esta nueva aventura, iniciarán el regreso con un generoso cargamento de película cinematográfica y horas de vídeo filmadas en la mochila, que dejarán constancia de que para unir ambos océanos, no es estrictamente necesario surcar los mares hasta el turbulento Cabo de Hornos.